Spanish Catalan English French German Italian Portuguese

His­to­ria, descrip­ción, restau­ración, actualidad.

A lo largo del siglo XIX se con­struye la espadaña actual, colocán­dose la cam­pana en 1891. Coin­ci­di­endo con la colo­cación de la cam­pana se reduce la dimen­sión de la ven­tana de la fachada principal.

Ermita antes de la reconstrucciónSe ha dis­cu­tido bas­tante sobre la advo­cación de la ermita, su final­i­dad y su uso. Errónea­mente algunos his­to­ri­adores como el pro­fe­sor Garin, señalan que esta ermita nunca tuvo culto y que estaba ded­i­cada a San Anto­nio. Con­tradic­ciones en las que cayo este estu­dioso de las ermi­tas valen­cianas al acudir a las encues­tas orales como Ánica fuente de su inves­ti­gación. Sabe­mos que estaba ded­i­cada a alguna advo­cación Mar­i­ana o a alguno de los mis­te­rios de la Pasión y que se uti­liz­aba para señal­a­dos actos en Sem­ana Santa y en las fies­tas del Cristo en agosto.

La inscrip­ción de la cam­pana de 1891, rescatada por la Aso­ciación de Ami­gos de la Ermita de Sumacàrcer y devuelta hoy a la espadaña de la ermita: Santa María, ora pro nobis.1891, lo con­firma, así como la impor­tante devo­ción desde el s. XVII a la Vir­gen del Rosario. Dicha advo­cación presidía un altar lat­eral en la igle­sia par­ro­quial, con­sti­tuyén­dose en 1679 una cofradía. Sin embargo el tes­ti­mo­nio de una hor­nacina ya per­dida en la calle del Cal­vario con la Mare de dels Dolors o la pres­en­cia de la ermita en los graba­dos del Cristo, ima­gen cuya medida coin­cide con la hor­nacina de la ermita, pare­cen pro­poner otras advo­ca­ciones. De hecho hemos doc­u­men­tado como a prin­ci­p­ios del s. XIX la posi­ble división del pueblo entre per­sonas que querían subir la ima­gen del Cristo desde su capilla a la ermita y otras que se oponían a hac­erlo, con­llevó una cierta polémica y el aban­dono pro­gre­sivo del edi­fi­cio. Lo con­trario ocur­rió en otras ermi­tas de los pueb­los veci­nos (Antella, Navar­rés…), donde al subir las imá­genes de los Cristos a los ermi­to­rios, los con­virtieron por una parte en cen­tros de reli­giosi­dad local y por otra destruyeron las estruc­turas antiguas intere­santes al ren­o­var total­mente cada uno de estos edi­fi­cios.

Ermita antes de la reconstrucciónNues­tra ermita parece haberse restau­rado en parte y mod­i­fi­cado en alguna de sus estruc­turas a finales del s. XIX y primeros del XX, momento en el que reit­er­ada­mente fun­cionó como hos­pi­tal coin­ci­di­endo con el calera y otras epi­demias, como alber­gue de transeúntes y como refu­gio en momento de inun­da­ciones.

Se con­ser­van igual­mente restos del Vía Cru­cis y esta­ciones que comen­z­a­ban en la misma calle del Cal­vario y que con la ayuda de diver­sas enti­dades y famil­ias del munici­pio se han comen­zado a recu­perar. Se trata de una ermita pecu­liar por su fábrica, poco fre­cuente en el Ámbito rural excep­ción hecha de ciu­dades como Xátiva o núcleos de población mayor, ya que no es la típica ermita de con­struc­ción pop­u­lar. Pre­senta un dominio del lenguaje arqui­tec­tónico culto, canon clásico y aca­d­e­micista, lo que la con­vierte en un edi­fi­cio de interés histórico-​artístico y arqui­tec­tónico más allá del Ámbito local. El dominio en la con­struc­ción del ladrillo se con­juga con una dec­o­ración clásica inte­rior de escay­ola, entre la que desta­can restos de lo que fue una ele­gante cor­nisa dec­o­rada posi­ble­mente con trigli­fos y metopas. Dos pechi­nas enmar­can el pres­bi­te­rio conectando la bóveda del cuarto de esfera con el resto del para­mento: techum­bre de bóveda de cañón con lune­tos para las cua­tro ven­tanas y restos de un posi­ble coro ele­vado. En la fachada destaca la espadaña con hueco para cam­pana y rematada por una cruz metálica que todavía conserva.

De planta rec­tan­gu­lar, la ermita con­sta de una nave cen­tral, cua­tro capil­las lat­erales, dos en cada lado y otras dos estancias-​sacristías enmar­cando el pres­bi­te­rio con sendas ven­tanas al exterior.

EMPLAZA­MIENTO, VAL­ORES ECOLÓGICO-​AMBIENTALES Y CAL­I­FI­CA­CIONES OFICIALES,.
Imágen de la ermita en segundo planoA las afueras del casco urbano de Sumacàrcer, en la cima del monte del Cal­vario y en un lugar priv­i­le­giado, entre la Vall­farta del rio Xúquer y las estriba­ciones mon­tañosas que unen la Rib­era con la Canal de Navar­rés, se encuen­tra la ermita de Sumacàrcer junto a la car­retera que une Navar­rés con la Pobla Llarga a su paso por Sumacàrcer y en un punto clave entre la mon­taña y el valle del rio. Cabe destacar el mag­ní­fico emplaza­miento que ocupa, dom­i­nando el resto de edi­fi­ca­ciones de la población y ofre­ciendo unas vis­tas mag­nifi­cas sobre el río Júcar y el resto del valle hasta las pobla­ciones veci­nas y rodeada de una franja de ter­reno tam­bién propiedad de la ermita. Desde su emplaza­miento se divisa toda la oro­grafía de la Rib­era y otras comar­cas litorales de la Comu­nidad. Su situación se enmarca den­tro de difer­entes aspec­tos a destacar:

- Edi­fi­cio y paraje inven­tari­ado por la Direc­ción Gen­eral de Pat­ri­mo­nio Artís­tico de la Con­sel­le­ria de Cul­tura, Edu­cación i Cien­cia de la Gen­er­al­i­tat Valen­ciana en el inven­tario de Yacimien­tos arque­ológi­cos e inmue­bles de la Comu­nidad Valen­ciana.

- Paraje cal­i­fi­cado por la Direc­ción Gen­eral de Medio Ambi­ente como de interés nat­ural.

- Cat­a­lo­gado en las Nor­mas Sub­sidiarias de Planeamiento Munic­i­pal de este munici­pio, aprobadas por la Comisión Ter­ri­to­r­ial de Urban­ismo en fecha de 1 de junio de 1987, como edi­fi­cio objeto de pro­tec­ción y de interés arqui­tec­tónico e histórico-​artístico local.

- Ubi­cado por las ante­ri­ores nor­mas en el sis­tema gen­eral de espa­cios libres: Jardín público y zona verde.
Dicha ermita y paraje se encuen­tra tam­bién den­tro de un posi­ble itin­er­ario turís­tico a poten­ciar a caballo entre la Canal de Navar­rés y la Rib­era, que incluiría el pro­pio munici­pio, sus edi­fi­cios rel­e­vantes (igle­sia, pala­cio de los Cre­spí de Vall­daura) y los pro­pios már­genes del rio Xúquer, asi como otros pun­tos de interés: fuente de la Teja y entornos, desta­ca­dos ya en el s. XVIII por Cavanilles, pan­tanos de Tous y Escalona y azudes de Escalona y Antella, y que ten­dría en el enclave con­creto de la misma una parada oblig­a­to­ria donde dis­fru­tar de los val­ores del edi­fi­cio, de la vista panorámica y de otras posi­bil­i­dades de ocio.

El edi­fi­cio y entorno, propiedad de la par­ro­quia de San Anto­nio Abad y San Nicolás de Bari, ocu­pan una super­fi­cie de 546 m2. La situación de la ermita hasta 1995 llevo a con­sti­tuirse dicho año una aso­ciación con el obje­tivo de evi­tar su desplome y con­seguir su restau­ración, metas sólo en parte con­seguidas.

La Aso­ciación de Amics de l’Ermita de Sumacàrcer , inscrita con el nº 7222 del reg­istro de aso­cia­ciones, sec­ción primera del reg­istro provin­cial de Valen­cia, se con­sti­tuyó en 28 de enero de 1995, siendo aproba­dos sus estatu­tos el 13 de junio del mismo año, tiene como obje­tivos:

Altar y retablo dedicado a la Virgen del Rosario1. Sen­si­bi­lizar el pueblo hacia la restau­ración y reha­bil­itación de la ermita del Cal­vari de Sumacàrcer y de su entorno, así como respecto a todo el pat­ri­mo­nio histórico, toponímico y ecológico local.

2. Realizar activi­dades para con­seguir fon­dos con los que evi­tar la pér­dida de este edi­fi­cio de interés histórico local y pro­ceder pro­gre­si­va­mente a su con­sol­i­dación y restau­ración.

3. Hacer cuan­tas ges­tiones sean nece­sarias con insti­tu­ciones públi­cas y pri­vadas para con­seguir ayu­das económi­cas, téc­ni­cas y cien­tí­fi­cas para lle­var a cabo tal recu­peración.

4. Evi­tar abu­sos cometi­dos y por come­ter en el edi­fi­cio de la ermita y su entorno, así como denun­ciar los aspec­tos neg­a­tivos que se obser­ven. Así mismo, velar porque las actua­ciones sobre la ermita y su entorno ten­gan el carác­ter cien­tí­fico y rigor histórico que se mere­cen.

5. Pro­ceder a la recu­peración y restau­ración del edi­fi­cio y a la habil­itación de su entorno.

6. Pro­mo­cionar y fomen­tar, una vez restau­rado el edi­fi­cio, su uso cul­tural, su man­ten­imiento y la recu­peración de sus fun­ciones litúr­gi­cas y reli­giosas tradi­cionales.

7. Poner en prác­tica cualquier empresa que, además de las indi­cadas, crea opor­tuna la aso­ciación para con­seguir sus fines.

La aso­ciación que comenzó con 15 miem­bros cuenta en la actu­al­i­dad con 95 socios que pagan una cuota anual de 21 euros y está coor­di­nada por el pár­roco de la local­i­dad, como rep­re­sen­tante de la par­ro­quia, tit­u­lar del edificio.
Inscripciones de apellidos colaboradoresDesde la creación de esta aso­ciación, todos los años coin­ci­di­endo con el domingo ante­rior al lunes de San Vicente, a las 9 horas de la mañana se cel­e­bra una Romería a la Ermita, trasladando la ima­gen de la Vir­gen de Rosario desde la Igle­sia hasta la propia Ermita. A su lle­gada se cel­e­bra una misa y a con­tin­uación tiene lugar la ben­di­ción del tér­mino munic­i­pal. Con pos­te­ri­or­i­dad se reparten gratuí­ta­mente bocadil­los con­fec­ciona­dos por los vol­un­tar­ios de la aso­ciación, así como bebidas al per­sonal asistente.
Gra­cias a las activi­dades de la Aso­ciación, a las colab­o­ra­ciones a través de lote­rias, rifas, cuo­tas de socios y las sub­ven­ciones de organ­is­mos ofi­ciales, nues­tra ermita mejora día a día. Se ha podido aten­der a la reforma inte­rior con el enye­sado de las parede, techos y cor­nisas, se ha colo­cado suelo nuevo y cerámica pin­tada a mano en las pare­des. Tam­bien se ha colo­cado un retablo fijo en alto sobre el cual se coloca la ima­gen de la Virgen.
Ermita antes de la recuperación Ermita antes de la recuperación Ermita antes de la recuperación
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
Ir arriba